Poema a una madre… a mi madre.

El andar de sus pasos

ha calmado hasta un tornado mismo.

Por que el forjar de sus manos,

han sanado hasta el corazón mío.

Tanto, su cuerpo se ha desgastado

de luna en luna, las noches en vela

como un gran árbol, jamás la han derrotado,

y si ha tropezado, con astucia se ha levantado.

A mi madre… única e irrepetible madre

no estimas cuál importante eres para mi,

aunque la vida se enrede semejante a un estambre,

yo seguiré aquí, como estuviste tu cuando yo tenía hambre.

Y un simple gracias no basta,

por que has dado la vida misma a nosotros,

aunque los días tengan sabor a ingratitud,

no has abandonado jamás a estos locos.

Y mi vida no es nada sin la madre mía,

y, sin ti, todo sería simple gris.

Pues tus días invertidos esperan garantía,

aunque digas que no; te debo la vida misma.

Ahnira Sang

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s