Poema al nogalero

Un amable extraño se ofreció a ayudarnos en nuestro viaje,

aunque un poco desconfiadas, aceptamos su cordialidad.

Ese extraño amable, va de viaje en viaje,

y aunque es cansado, nunca pierde su serenidad.

Con una sonrisa, va ofreciendo solidaridad,

aunque va deprisa, no le duele acortar el paso,

si es por ayudar a alguien, lo vale si recibe un ‘gracias’ con sinceridad.

Mucha gente lo ha tachado de loco,

otra poca, de un hombre bondadoso.

Pero solo él sabe lo duro que ha pasado,

y lo que con su esfuerzo se ha sabido ganar.

Va de un lado a otro, repartiendo árbol de nogal,

compartiendo sus conocimientos sin soberbia ni pesar,

sabe bien, pues la experiencia lo instruyó,

y a pesar de la gente ‘estudiada’,  el jamás huyó.

Al señor nogalero, que no niega su paradero,

al señor nogalero, que siempre busca hacer algo bueno.

Ahnira Sang

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s