A ti, querido escritor…

Querido escritor

La noche anterior, me encontré a mí misma emocionada por la ida a un concierto de una banda que amenizaría la noche con música norteña y tejana, música que no suelo escuchar, sin embargo, me emocionó la idea de que una banda con larga trascendencia y buena música se presentara en una ciudad tan pequeña como la mía.

Lo curioso fue que, a diez minutos de mi partida, llegó a mí un torrente de inspiración de no sé dónde. Me sorprendí frente al computador escribiendo efusivamente aquellas letras que por tanto tiempo busqué por muchísimos lados. Poco a poco, una nueva historia se estaba forjando tras el piqueteo de cada tecla, en un ritmo constante. Fue increíble que, en unos cuantos minutos, hubiera logrado lo que jamás en tres horas con total tiempo disponible para continuar con todas aquellas historias inconclusas que buscan ansiosamente su continuación.

Queridos escritores, soy joven en esto, o así lo siento yo. Llevo aproximadamente nueve años de mi vida sintiendo una extraña pasión por las letras y, apenas en este punto, he descubierto, en mi, algo nuevo. Si analizo estos largos, o cortos, nueve años, me puedo percatar de que en innumerables ocasiones he sentido una horrible frustración al momento de querer escribir algo: algo que ha llegado a mi mente y deseo plasmarlo tan bello como ha aparecido en mi cabeza. Y, por más que me empeñe, no logro más que un estúpido garabato cual pintor frustrado.

¿Les ha sucedido alguna vez? Esto me hizo dudar seriamente del talento que me decían que tenía al escribir, o ¿acaso era tan escasa mi pasión?¿cómo deseaba ser entonces una excelente escritora? Si a veces me tomaba más de medio año volver a escribir algo que me hiciera sentir satisfecha con mi trabajo.
Todo esto, queridos escritores, me hizo sentir una gran frustración y unas inmensas ganas de dedicar mis esfuerzos a algo diferente.¡Al diablo ser escritora! Qué insensato mi deseo, siendo que pocas personas logran publicar un libro en vida. ¿Qué me asegura a mí, una simple joven mexicana, que llegaré al éxito?

No obstante, algo nuevamente me impulsó a plasmar esas descabelladas ideas. ¡Es que surgen tan de repente! y no puedo evitar ese impulso que me incita a buscar una pluma o encender la computadora. ¿Les ha sucedido, queridos escritores? Me imagino que, en cada persona, es diferente. Me he dejado llevar por los celos ante aquellas personas que parecen manantiales de historias, las cuales, con facilidad salen de sus dedos y en definitiva me han dejado, por muchísimas letras, atrás. Es ahí, cuando me siento fracasada.

Sin embargo, la noche pasada he descubierto, por fin, la forma de despertar aquella inspiración que tanto me hace falta al momento en que mi decisión me sienta frente a frente con la pluma y el papel. Pero, esto es algo que probablemente solo me suceda a mi, una escritora que a veces se siente a medias. Querido escritor, cuéntame ¿es normal esto? o ¿mejor tendré que dedicar mis esfuerzos a algo diferente?

A ti, querido escritor, te invito a que compartas tus experiencias al escribir. Es bueno hablar de eso de vez en cuando… o escribirlo.

¡Saludos!

Ahnira Sang

¿Lo puedes ver?

¿Por qué no puedo volar? pregunta la pequeña roca al ver un ave en el cielo.

¿Por qué no puedo descansar? pregunta el ave que, al querer posarse sobre el tronco de un árbol, lo cortan.

¿Por qué nadie puede ver mi sonrisa? pregunta aquel árbol.

Circunstancias, momentos, situaciones que parecen difíciles. Pero… llegará el tiempo exacto en que puedas descubrir tus alas; descubrir tu coraje; descubrir tu verdadera felicidad. Que todo está ahí, todo está ahí… presta atención ¿lo puedes ver?

Ahnira Sang

Sobre la vida misma

En ocasiones a tu cabeza llegan tantas cosas, no sabes qué pensar en realidad. Te cuestionas tu existencia misma, no sabes qué hacer en realidad. Muchas dificultades y cosas tristes pasan frente a ti, y no sabes como reaccionar en realidad. Si todos fuéramos más valientes y supiéramos lo que queremos hacer en realidad, fundamentados en el amor, probablemente, este mundo sería un poquito mejor.

O no lo sé en realidad, ¿tú lo sabes?

Para reflexionar ;3

Ahnira Sang

Inicio

Me gustan las inicios, no se, aquellos momentos que hacen de parteaguas para recomenzar, olvidarse de las rutinas, olvidarse de aquello que parece no podemos cambiar de nosotros mismos.

Me gustan los inicios, también los finales, al fin de cuentas son exactamente lo mismo. Para mí, sólo existen inicios: oportunidades para emprender lo que parecía olvidado, para acercarte a lo que parecía imposible unir, para alejarte de lo que parecía imposible desfasar de tu vida.

A algunos les asusta comenzar nuevamente en lo desconocido; a mí, me emociona.

~Feliz año 2015~